¿Por qué mi hijo necesita aparato si aún tiene dientes de leche?

El ortodoncista recomienda hacer un tratamiento de ortopedia cuando detecta un problema en el crecimiento y desarrollo de los huesos maxilar y/o mandibular. El problema radica en que a veces ortopedia y ortodoncia son conceptos que se confunden.

Mientras que la ortopedia se encarga de corregir o prevenir las alteraciones en tamaño y forma de los huesos maxilares, la ortodoncia corrige las irregularidades en la posición de los dientes.
Normalmente el niño aún tiene dientes de leche durante estos tratamientos de ortopedia, pero no importa, ya que el objetivo no es mover dientes sino favorecer el correcto desarrollo de los huesos. De hecho, es más probable que los dientes que faltan por salir lo hagan bien si los huesos están correctamente desarrollados en tamaño y forma.
Mira este caso de expansión esquelética del maxilar de un paciente en crecimiento. Al expandir la anchura del hueso, todos los dientes cupieron en la arcada y no se necesitaron extracciones dentales. Si el paciente hubiera acudido en la edad adulta y sin potencial de crecimiento del hueso, es probable que hubiera necesitado exodoncias para obtener unos resultados similares.
La expansión del hueso maxilar puede evitar las extracciones dentales.
Así, la ortopedia es un tratamiento que sólo puede realizarse en pacientes en crecimiento. Si esperamos a que salgan todos los dientes definitivos para hacer ortopedia, a veces corremos el riesgo de que el hueso haya perdido su capacidad de crecer, y perdamos la oportunidad de estimularlo como necesita.
En adultos la ortopedia es inviable, (porque ya hemos crecido lo que teníamos que crecer).  Así que recuerda, una ortopedia a tiempo…
¡Es una victoria! (Ortodóncicamente hablando, claro)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *