Menos es más

Menos es más

No es necesario complicarse con muchos aparatos para restablecer la armonía perdida. Cuando la madre naturaleza se despista en el recambio dental, a veces sólo necesita un pequeño empujoncito. Hacer revisiones desde edades muy tempranas nos ayuda a prevenir problemas mayores en la edad adulta. 

Mira este incisivo retenido en el maxilar por la falta de espacio del lado que muerde cruzado. Con un discreto aparato y en pocos meses todo vuelve a la normalidad y el ortodoncista se vuelve un mero espectador de cómo la naturaleza se empieza a organizar. A esta prevención que limita el daño se le llama prevención secundaria o…   ¡bendita ortodoncia interceptiva!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *